18
Mié, Sep
0 Nuevos artículos

Paco Cubelos e Íñigo Peña se van de Szeged con una plata mundialista y un billete a Tokio 2020

Deportes

La amargura de Río 2016 hoy deja paso a la alegría de Tokio 2020. Paco Cubelos volverá a estar en unos Juegos Olímpicos y lo hará entrando por la puerta grande, la puerta de ser junto con su compañero Íñigo Peña una de las embarcaciones ya consagradas dentro del panorama internacional, con su doble subcampeonato mundial de las dos últimas temporadas.

Atrás quedaron esas dudas del comienzo, la pareja se compenetró rápido y desde la primera competición dio sus frutos. Siempre en finales, casi siempre peleando por las medallas y demostrando que tanto en la vida como en el deporte siempre hay una segunda oportunidad que hay que aprovechar.

La de este domingo 25 de agosto era una final con mayúsculas. Los mejores de la modalidad K2 (1.000 metros) y la dupla española desde el primer momento dando la cara. Esta vez no era el momento de reservar energías para darlo todo al final, esta vez había que darlo todos desde el principio y así lo hicieron.

El primer paso cronometrado, el de 250 metros, dejaba a la dupla alemana (Max Hoff – Jacob Schopf) comandando la carrera. Por detrás se colocaban los lituanos (Ricardas Nekriosius – Andrej Olijnik) y terceros eran los discípulos de Luis Brasero, que estarían muy bien posicionados en todo momento.

El segundo parcial del talaverano y el vasco sería el peor de los cuatro, les sacaba de las posiciones de podio momentáneo para ser quinto, pero no de la plaza olímpica. Por delante, Alemania seguía con su tiranía, mientras que los lituanos ascendían un puesto y mientras que Italia (Luca Beccaro - Samuele Burgo) y Australia (Jordan Wood – Riley Fitzsimmons) se metían en la pelea.

Pero todavía quedaba un mundo y al binomio Cubelos – Peña un ‘turbo’ todavía por consumir. Pasaron a la acción y recuperaron tres posiciones para volver a colocarse segundos en el tercer tramo cronometrado, a la estela de una dupla alemana que no bajaba el ritmo, que iba como un reloj directo a la medalla de oro.

Pero también lo iban los españoles hacia su medalla, porque pusieron en los últimos 250 metros ritmo de crucero, haciendo un gran parcial, quera además mejor que el de los campeones, y que les permitió cruzar la línea de meta con un crono de 3:21.79, o lo que es lo mismo, medalla de plata y clasificación para Tokio 2020.

El oro correspondió al binomio formado por Max Hoff y Jacob Schopf, que harían su entrada en meta con un registro de 3:20.53. Por su parte la tercera de las posiciones le correspondería a una Francia (Cyrille Carre y Etienne Hubert) que llegando desde atrás se hacía con el bronce gracias a su registro de 3:22.96.